martes, 14 de agosto de 2007

Ribas, José Félix (1775-1815)

El 12 de febrero de 1976, la Orquesta Nacional Juvenil de Venezuela, bajo la batuta de Carlos Chávez, inauguró oficialmente la Sala José Félix Ribas. Ese día se cumplieran 162 años de la batalla de La Victoria, en la cual José Félix Ribas, al mando de un grupo de jóvenes luchó hasta vencer a las tropas realistas.

De familia distinguida, José Félix Ribas nació el 19 de septiembre de 1775 en Caracas, siendo el último de once hermanos. Contrajo matrimonio con María Josefa Palacios, tía de Simón Bolívar. Tomó parte en los sucesos generados a partir de la renuncia del Capitán General Vicente de Emparan, iniciando su actividad republicana el 19 e abril de 1810.

Su participación en este importante proceso de la historia venezolana fue reconocida el 25 de abril del mismo año, formando parte de la Junta Suprema, que fue la encargada de organizar la nueva república..Lo nombran Coronel del Batallón “Barlovento”. Bajo las órdenes de Miranda participa en la campaña contra Monteverde y es designado Comandante Militar. Ribas se ve obligado a salir del país en 1812 y regresa meses después, al mando de la División de Retaguardia en La Campaña Admirable, llamado por Bolívar.

Ribas participó en el combate de Niquitao, (triunfando sobre las tropas realistas al mando de José Martí).Él contó con apenas cuatrocientos hombres y Martí con ochocientos. Las tropas españolas cedieron y Ribas tomó como prisioneros a cuatrocientocincuenta hombres, armas y municiones. Gracias a ésta derrota los españoles abandonaron Barinas. Avanza Ribas a San Carlos (ya desocupada por los españoles), para encontrarse con Bolívar. Culminada la “Campaña Admirable”, Ribas asumió la Gobernación de la Provincia de Caracas, donde recibió aviso de arribo a La Guaira de una expedición española, que luego pasaría a Puerto Cabello.

En Caracas salió con ochocientos hombres a Los Valles de Aragua para enfrentarse a Boves. Llega el 10 de febrero de 1814 a La Victoria. El 12 de febrero de ese año, a las siete de la mañana se presentaron las tropas realistas y a las ocho de la mañana se realizó el combate, con tropas formadas por jóvenes voluntarios y seminaristas que Ribas había logrado reclutar: “No podemos optar entre vencer o morir, es necesario vencer”.

Ganada la Batalla de la Victoria, Bolívar titula a Ribas como “Vencedor de los tiranos en la Victoria”. Pero la tranquilidad duraría muy poco, pues debió salir en campaña en nuevas ocasiones; culminando con la contienda que se llevó a cabo en Charallave, venciendo a Rosete. José Félix Ribas fue ascendido a General en Jefe y su hijo a Capitán

El 5 de diciembre de 1814 se desarrolló la Batalla de Urica, en ella Boves muere en el campo de batalla, pero Ribas no pudo derrotar a las tropas realistas y huyó. Ribas fue capturado por los realistas en compañía de un sobrino y un criado; Concepción González, un esclavo los había delatado. El Justicia Mayor de Tucupido ordenó su muerte el 31 de enero de 1815. Su cabeza fue enviada a Caracas y exhibida en la llamada Puerta de Caracas.

José Félix Ribas se recuerda por ser un hombre valiente y capaz de todo por su patria. Hoy se honra a este precursor de nuestra independencia, con una de las salas de teatro más importantes de Venezuela. La Sala José Félix Ribas, es símbolo de juventud, de sonido, de Nuevo Arte.

La Sala José Félix Ribas fue concebida como una sala de conciertos. Posee una superficie de 507.5 metros cuadrados, con una capacidad de trescientas cuarenta y siete butacas fijas, divididas en tres zonas. Su diseño es al estilo teatro semicircular griego, con una espacialidad hexagonal, el techo tiene un plafón de estructuras acústicas fijas, diseñadas por Jesús Soto, denominadas “Pirámides vibrantes”. Tiene seis camerinos con capacidad para ochenta personas, dos cuartos de ensayo, cuatro accesos a sala que vienen de los camerinos. Además cuenta con un sistema de iluminación y acústica que convierte a esta sala en uno de los escenarios más importantes del país.


Fabiana Sans Arcílagos
Febrero 2007


Fotos: Archivo Centro Documental Teatro Teresa Carreño